domingo, 4 de abril de 2010





Boletín Mensual Nº 33 – Año 3



Abril 2010
 

El astrónomo - J. Vermeer



SUMARIO

 La Estética del Barroco (novena parte)
 William Shakespeare


La Estética del Barroco (novena parte)
Lic.Alicia Grela Vázquez

La Estética barroca se desarrolla cuando comienza a tomar cuerpo el giro copernicano.


Nicolás Copérnico

La Astrología (pseudociencia) se transforma en Astronomía., apoyada en la Nueva Física. En Italia se prepara el juicio a Galileo, del cual no sale tan mal librado como Giordano Bruno y otros, por sus vínculos con el Papa y los Médici. Es astrólogo del Dux  y científico de la vanguardia en el sentido más estrictamente militar del término. Con sus cálculos sobre la caída libre , el tiro vertical y oblicuo mejora las posibiliddes de éxito de la artillería y con esto, incrementa el poder de Florencia.


Galileo ante la Inquisición


Giordano Bruno ante la Inquisición


En otra parte, en Francia, Corneille publica "El Cid", Racine: "Fedra" y Molière: "El avaro".
 
 
Pierre Corneille
 
 
Racine - retratado por H. Rigaud


Molière

En las Islas Británicas Milton lamenta el "Paraíso perdido". Finalmente, mas no por eso último, Shakespeare crea poesía y recrea tragedias, comedias cómicas y dramáticas.
 

John Milton


Shakespeare

Estas obras son el producto del genio interpretativo de un gran filósofo. Algunos críticos literarios sospechan que lo atribuido al Cisne de Avon es en realidad de la autoría de Francis Bacon.




Sir Francis Bacon

Sea eso así o no, el corpus se vincula íntimamente con el pensamiento especulativo.
La Estética Barroca tanto en las Artes del Espacio (Plásticas: Pintura, Escultura y Arquitectura) como en las del tiempo, está ligada a la Filosofía.

Ésta en la Europa continental se vuelca en los moldes del Racionalismo de Descartes y Pascal. Y en las islas disputa con el Empirismo de Hobbes y sus continuadores británicos. La moral provisoria de un mercenario sobresaliente se enfrenta con el pragmatismo del naciente liberalismo, que hace suyos los preceptos más crudos del capitalismo.







Blas Pascal


Se aleja el canon trascendental hasta entonces vigente, para lo verdadero, lo bueno y lo bello.El Barroco navega en un mar de contradicciones, hasta llegar a puerto seguro o naufragar.

La pasión por el lujo excesivo se enfrenta a la simple forma de la Lógica. Ésta puede ser la responsable del nombre con el que se conoce a este período, por el modo Baroco del silogismo. En el término señalado, las vocales son A, O  y O. La A indica que la proposición correspondiente a la premisa mayor es universal y afirmativa. La O, que la menor es particular y negativa, como así también la conclusión. La B indica que el razonamiento debe ser llevado al modo de Barbara (válido para la primera figura. La c es señal de enunciado contradictorio: la reducción es indirecta (por el absurdo). La r sólo es eufónica y carece de significado.

La Lógica clásica aristotélica es desprestigiada y dejada a un lado o puesta en un lugar secundario. La prioridad es otra. Los nuevos valores son la comodidad, la ornamentación, la ostentación, la exageración y el lujo. Esto es, lo Barroco.



Palacio de Versailles


William Shakespeare
Prof. Elsa Sposaro




Shakespeare, dramaturgo y poeta inglés, nació en Stratford on Avon, Reino Unido en 1564. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político local, y Mary Arden, cuya familia había sufrido persecuciones religiosas derivadas de su confesión católica, poco o nada se sabe de la niñez y adolescencia de William Shakespeare.



Suele dividirse su obra en tres períodos. El primero, de 1590 a 1594 con obras históricas, formales y comedias ligeras. El segundo, hasta el año 1600, se caracteriza por la lírica y la profundización histórica de sus personajes. De esta etapa es Romeo y Julieta.

El tercer período  culmina en 1608, donde aparecen las tragedias y escritos más complejos, como Hamlet.

Shakespeare fallece el 23 de abril de 1616.

OBRAS
 
Comedias


Bien está lo que bien acaba
Como les guste
La comedia de las equivocaciones
Cimbelino
Trabajos de amor perdidos de
Medida por medida
Las alegres comadres de Windsor
El mercader de Venecia
A Midsummer Night's Dream
Mucho ruido y pocas nueces
Pericles, príncipe de Tiro
La fierecilla domada
La tempestad
Troilo y Crésida
Noche de Reyes
Los dos hidalgos de Verona
El cuento de invierno

Obras Históricas


Enrique IV, parte 1
Enrique IV, parte 2
Enrique V
Enrique VI, parte 1
Enrique VI, parte 2
Enrique VI, parte 3
Enrique VIII
El rey Juan
Ricardo II
Ricardo III

Poemas

Los Sonetos

Un amante de Quejas
La Violación de Lucrecia
Venus y Adonis
Elegía funeraria por WS

Tragedias


Marco Antonio y Cleopatra
Coriolano
Aldea
Julio César
El rey Lear
Macbeth
Otelo
Romeo y Julieta
Timón de Atenas
Tito Andrónico


Fragmento de Macbeth

" Me pareció oír una voz que gritaba: «¡No dormirás más!… ¡Macbeth ha asesinado el sueño!» ¡El inocente sueño, el sueño, que entreteje la enmarañada seda floja de los cuidados!… ¡El sueño, muerte de la vida de cada día, baño reparador del duro trabajo, bálsamo de las almas heridas, segundo servicio en la mesa de la gran Naturaleza, principal alimento del festín de la vida! "


Brujas de Macbeth

Fragmento de Julio César



Fragmento de Hamlet

" Morir…, dormir; no más! ¡Y pensar que con un sueño damos fin al pesar del corazón y a los mil naturales conflictos que constituyen la herencia de la carne! ¡He aquí un término devotamente apetecible! ¡Morir…, dormir! ¡Dormir!… ¡Tal vez soñar! ¡Sí, ahí está el obstáculo! ¡Porque es forzoso que nos detenga el considerar qué sueños pueden sobrevenir en aquel sueño de la muerte, cuando nos hayamos librado del torbellino de la vida! ¡He aquí la reflexión que da existencia tan larga al infortunio! Porque ¿quién aguantaría los ultrajes y desdenes del mundo, la injuria del opresor, la afrenta del soberbio, las congojas del amor desairado, las tardanzas de la justicia, las insolencias del poder y las vejaciones que el paciente mérito recibe del hombre indigno, cuando uno mismo podría procurar su reposo con un simple estilete? ¿Quién querría llevar tan duras cargas, gemir y sudar bajo el peso de una vida afanosa, si no fuera por el temor de un algo, después de la muerte, esa ignorada región cuyos confines no vuelve a traspasar viajero alguno, temor que confunde nuestra voluntad y nos impulsa a soportar aquellos males que nos afligen, antes que lanzarnos a otros que desconocemos? "


 
Príncipe Hamlet


Fragmento de El Rey Lear

" ¡He aquí la excelente estupidez del mundo; que, cuando nos hallamos a mal con la Fortuna, lo cual acontece con frecuencia por nuestra propia falta, hacemos culpables de nuestras desgracias al sol, a la luna y a las estrellas; como si fuésemos villanos por necesidad, locos por compulsión celeste; pícaros, ladrones y traidores por el predominio de las esferas; beodos, embusteros y adúlteros por la obediencia forzosa al influjo planetario, y como si siempre que somos malvados fuese por empeño de la voluntad divina! ¡Admirable subterfugio del hombre putañero, cargar a cuenta de un astro su caprina condición! Mi padre se unió con mi madre bajo la cola del Dragón y la Osa Mayor presidió mi nacimiento; de lo que se sigue que yo sea taimado y lujurioso. ¡Bah! Hubiera sido lo que soy, aunque la estrella más virginal hubiese parpadeado en el firmamento cuando me bastardearon. "





Soneto
 
" Qué contiene el cerebro y qué escribe la tinta

que no te haya expresado mi alma fiel? ¿O qué cosa
queda aún por decir, qué más hay que hacer ver
que declare mi amor a tu mérito amado?


Nada, dulce muchacho; pero igual que oraciones
debo todos los días decir siempre lo mismo;
porque es nuevo lo viejo, tú eres mío, yo tuyo,
como cuando bendije ya hace tiempo tu nombre.


Nuestro amor, que es eterno como amor juvenil,
no le teme ni al polvo ni a la ofensa del tiempo,
no permite que exista ni una arruga fatal:

estará a su servicio la vejez como un paje.
Veo amor tal cual fue, en su origen, en donde
la apariencia y el tiempo quieren darlo por muerto."


1 comentario:

.Ophelia. dijo...

Me enamoré perdidamente de este blog...
Felicitaciones y besos...