miércoles, 1 de febrero de 2017

El arte de la esquina

Boletín 115 Año X
Febrero de 2017



Lavanderas en Arlés - Gauguin


SUMARIO


Apuntes para una Estética del Posimpresionismo 

A Ricardo Piglia
Castigos...los justos
Laocoonte





Apuntes para una Estética del Posimpresionismo (Sexta parte)


Texto. Lic. Alicia Grela Vázquez

Imagen: Prof. Elsa Sposaro


Paul Gauguin después de la quiebra de la Bolsa de valores de París, se trasladó a la Bretaña, que por esa época era el centro de una tendencia experimental nueva para jóvenes pintores: la Escuela de Pont–Avén. En Pont-Avén Paul Gauguin también hizo amistad con Charles Laval.


Autorretrato – Charles Laval




Todavía vida con el perfil de Laval - Gauguin


Cada uno de estos artistas le aportó algo. En la escuela tomó de Emile Bernard (uno de los primeros integrantes) elementos y técnicas del cloisonismo y disputó con él la creación y autoría de la corriente renovadora.



Emile Bernard – Toulouse-Lautrec





Campesinos bretones en un prado – E. Bernard




Cuatro bretonas – Gauguin



Por otra parte, a Charles Laval le hizo su compañero de viaje a la América Central, con quien fue desde Panamá a Martinica, donde se instaló y detalló en unos pocos paisajes muy animados vívidos fuertemente elogiados por Vincent van Gogh. Allí también trabajó en el primitivismo artístico, y su producción sirvió de antecedente a los nabíes.



Paisaje de Martinica - Gauguin


Este movimiento, al alejarse del Naturalismo y del Impresionismo, derivó en el Sintetismo, con los aportes de Gauguin, a quien se le considera el fundador. Pretendió integrar los sentimientos del artista plástico en relación con su obra, la naturaleza y los temas estrictamente estéticos como la forma y el color. Esta corriente luego se vinculó con el simbolismo.


La visión después del sermón: Jacob y el ángel - Gauguin



El arte medieval, desde sus pinturas y vitrales con su falta de perspectiva, sumado a las estampas orientales (que su tutor artístico del momento veneraba) produjo un gran cambio en su producción pictórica, que le permitió hacer diseños que avanzaran sobre lo utilitario.



Leda – Gauguin



Otro hito en la historia personal y artística de Gauguin fue la invitación que Vincent van Gogh le hizo, en 1888 para que se instalara con él en Arlès. Su permanencia en el sur de Francia le permitió apreciar los grabados japoneses que su amigo reverenciaba y como él los incluyó en sus obras.



Bodegón con impresión japonesa – Gauguin




van Gogh pintando girasoles - Gauguin



Los meses que pasó en casa del genial holandés fueron productivos en charlas, salidas  y creaciones. Pero la convivencia provocó un muy lamentable altercado, que algunos interpretaron mal y lo catalogaron como un intento de homicidio. Después de este suceso, Gauguin abandonó el lugar.


La casa amarilla – van Gogh


Al año siguiente Gauguin manifestó un gran cambio en su estilo, señalado por algunas marcas del arte bretón primitivo, al usar áreas extensas y planas de colores encendidos.



El Cristo amarillo – Gauguin




A Ricardo Piglia

Texto. Lic. Alicia Grela Vázquez

Imagen: Prof. Elsa Sposaro



Hoy puede considerarse con un escaso margen de error, que los argentinos están divididos en dos bandos mutuamente excluyentes. Este enfrentamiento quizás sea el heredero del que hubo a partir de la Independencia de España, entre unitarios y federales, porteños y provincianos; y que cambiando su imagen con el correr del tiempo, pasó a separar a peronistas y antiperonistas, hasta asumir la forma actual (macristas vs kirchneristas).





Unitarios y Federales



 Este mismo antagonismo hizo que en 1955 Ricardo Piglia (por entonces adolescente) dejase con su familia de residir en Adrogué (Gran Buenos Aires). Allí había vivido desde su nacimiento en 1941, hasta trasladarse a Mar del Plata, por las razones políticas que justificaban  la persecución de los opositores, por el único argumento necesario: la fuerza. Esto fue experimentado por él como un terrible desarraigo. Posteriormente estudió Historia en la ciudad de La Plata.




Borges en Adrogué



El quiebre del orden legal se produjo en 1966 por el golpe de estado que derrocó al Presidente Illia.  Se impuso  una nueva  dictadura militar, encabezada por el general Onganía. Este lobo, con piel de cordero debería haber sido un garante de la Constitución Nacional. En cambio como golpista atentó contra ella.




Asunción presidencial de Onganía

              

En medio de esas circunstancias y otras igualmente penosas, como “la noche de los bastones largos” (en que la policía irrumpió en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales)  Ricardo Piglia dejó el país, para encontrar en los Estados Unidos trabajo y exilio. Allí enseñó en las Universidades de Harvard y Princeton, rodeado de respeto y afecto, siendo un referente para la Literatura Latino Americana, hasta  jubilarse como docente en el 2010.



Ricardo Piglia


En  1983 Alfonsín intentó encauzar institucionalmente el país y rodeado de “caras pintadas” y conatos de levantamientos militares procedió realizar un juicio a la Junta, bajo el lema: “Nunca Más”, procurando restaurar la Memoria, Verdad y Justicia. En ese ámbito y el muy específico de Filosofía y Letras de la UBA, en la cátedra de Literatura Jorge Panesi, Enrique Pezzoni  dieron a conocer  al novelista que era ya renombrado internacionalmente.





       Jorge Panesi   

        

    
 Enrique Pezzoni



Así fue  que toda una generación que lo desconocía supo de Ricardo Piglia y lo leyó. Comprendió que el escritor se había aproximado a los libros policiales por una necesidad profesional, cuando dirigía la Serie Negra para una editorial. Los estudiantes descubrieron en sus escritos una doble influencia: una oral y popular, como la de Faulkner y Kafka, y otra de las vanguardias, más propia de Joyce y Puig.



      Franz Kafka  



    
 William Faulkner



J. Joyce




Manuel Puig



También se enteraron de algo más: Ricardo Piglia fue un destacado crítico literario que era ya tenido por el mejor ensayista (después de Borges). Esto la Televisión Pública pudo capitalizarlo algún tiempo después, exhibiendo sus ensayos sobre Sarmiento, Borges, Arlt  y Macedonio Fernández. Además, para el mismo medio elaboró el guion de “Los siete locos” de Roberto Arlt. Por ello se entiende que lo de “la caja boba” no es necesariamente verdadero o no siempre lo es.


Recibió muchos premios por como escritor de novelas y cuentos. Pero fue conocido por el gran público por aquellos libros suyos que sirvieron de base para las películas “Comodines”, de 1997 dirigida por Jorge Nisco y “Plata quemada”, de Marcelo Piñeyro, estrenada en el 2000.







  

Compartió el desarraigo en USA con su esposa, la artista Martha Eguía.  Pero, también con ella en el año 2011 Ricardo Piglia volvió a la Argentina. A poco de llegar se le declaró una rara enfermedad degenerativa: esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que  afectó progresivamente a las neuronas que controlan los músculos. Pese a tal limitación continuó su labor creativa con la asistencia de Luisa Fernández, su colaboradora literaria.




A. Di Tella, A. Díaz Quiñones, Ricardo Piglia y Beba Eguía





Su prepaga de salud (Medicus). Dado que el seguro se negó a suministrarle los medicamentos para su tratamiento, fueron su esposa y amigos quienes se hicieron cargo. Se requirió de una orden judicial para obtener alguna respuesta, según dio a conocer Leila Guerrero en un artículo que publicó en “El País” el 6 de enero de 2016.




Murió en enero del 2017, quien el 30 de mayo del 2015 había dicho:


“Yo tengo una sensación -¿cómo llamarla?- eufórica o negadora de la muerte. Mi noción es que en la vida no hay finales. Es decir, que uno no es consciente de la escena del final”, dijo entonces.









Castigos… los justos

Texto. Lic. Alicia Grela Vázquez


Imagen: Prof. Elsa Sposaro



¿Cuál sería la razón para castigar a Laocoonte, el sacerdote de Apolo en Ilión? Homero al cantar la epopeya de la Guerra Troya dio una buena justificación, Virgilio también lo hizo e incluso Plinio. A las versiones literarias se les suma la dada por la tradición popular.

Tras diez cruentos años de lidiar en peleas y luchas, ejemplares y grupales que no lograron definir a un vencedor, la diosa Minerva inspiró a Ulises para lograr la victoria: el caballo de madera en cuyo interior guardaría los soldados que tomarían la ciudad.



Caballo de Troya


La princesa vidente Casandra lo había anticipado, pero los suyos no le creyeron. Laocoonte la avaló. Él expresó su escepticismo afirmando que dudaba de los griegos, sobre todo cuando venían trayendo presentes. En el mundo de habla hispana se diría: “cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía.”

Laocoonte propuso quemar el regalo y hasta lanzó antorchas encendidas contra el obsequio divino. La Virgen Atenea envió a las serpientes Caribea y Porce, salidas del mar a devorar sus más preciadas posesiones: sus dos hijos. Él, como amante padre, salió a defenderlos y como ellos fue engullido.


Laocoonte - Brescia








No se puede desafiar a la divinidad de los ojos verdes, como lo demostraron las experiencias de Aracné y Medusa, sin esperar las consecuencias indeseables de la penalidad. Lo punitivo está indisolublemente ligado a la ofensa, como una acción a la reacción. 
                                                                                                  
La Literatura consagra este mismo relato con algunas variantes. El pueblo recoge otras en que Laocoonte se hace acreedor de ese castigo al romper la prohibición de casarse y tener hijos (que regía para los sacerdotes de Apolo) al esposar  a Antiopa y procrear con ella.


Lacoonte y sus hijos - El Greco



Otro de los argumentos condenatorios dice que Laocoonte ante la imagen de Febo se unió en himeneo con su mujer. Esto fue  considerado como una profanación. La penalidad impuesta en todos los casos es la misma: las serpientes devoradoras de las infortunadas víctimas.




Laocoonte (Pareados)



Prof. Graciela Sovrán Haro
Imagen: Prof. Elsa Sposaro


Laocoonte y sus hijos – Escuela de Rodas

                            
                  

Dramatismo y dolor en esta escena.
Dos serpientes hacen estallar las venas.

Un hombre y sus dos hijos agonizan,
En rítmicos crepúsculos se abisman.

Castigo fatal trajo la diosa Minerva
Por la advertencia del presente griego a Troya.

Diez años de guerra con los griegos;
Fatales decesos de jóvenes guerreros.




domingo, 1 de enero de 2017

El arte de la esquina                                        

Boletín 114 Año X
Enero de 2017


Somnolencia deliciosa, Nave Nave Moe - P. Gauguin




SUMARIO


Apuntes para una Estética del Pos-impresionismo (5ª Parte)

Canto al matrimonio
Generalife



Apuntes para una Estética del Pos-impresionismo (5ª Parte)

Texto: Lic. Alicia Grela Vázquez
Imagen: Prof. Elsa Sposaro


El año 1848 sufrió las convulsiones de distintos movimientos sociales que buscaban las reivindicaciones para los trabajadores. Carlos Marx publicó entonces el Manifiesto Comunista mostrando que un fantasma recorría Europa. Entonces nació Paul Gauguin.



         Eugene Henri Paul Gauguin     


Su madre Flora Celestina Teresa Tristán, socialista que perteneció a la clase media liberal fue conocida como feminista y defensora de los derechos de los trabajadores. En su libro Peregrinaciones de una paria detalló sus experiencias de concientización.



Flora Tristán


Paul Gauguin, en su etapa adulta, tras una vida aventurera, se convirtió en un exitoso agente de bolsa, en París. Fue amante del confort y vivió cómodamente una vida burguesa con su esposa Mette – Sophie Gad y sus hijos.






Mme. Gad y Gauguin


También concurrió a ver la 1ª. Exposición de los Pintores Impresionistas. Por su extracción social y su trayectoria se hizo coleccionista y pintor aficionado.



Portada del Catálogo


Pero, como dijo Dante de sí mismo: en el medio del camino de la vida, encontró un camino oscuro, que para Paul Gauguin fue el de su vocación artística. Hasta 1882, en que la Bolsa quebró, tenía una carrera prestigiosa y promisoria en los negocios y hacía incursiones en el arte como pintor aficionado.


Palais Brongniart - Bolsa de París




Es por eso que dejó la actividad bursátil y a su propia familia (que se fue a Dinamarca, de donde era oriunda su esposa). Posteriormente su traslado a Ruán se debió a que allí residía Camille Pissarro. El influjo del gran maestro se evidencia en los paisajes en que pinta bajo el dominio del Impresionismo y, especialmente en su Hombre en la carretera.






Hombre en la carretera - Gauguin




Canto al matrimonio


Texto: Lic. Alicia Grela Vázquez
Imagen: Prof. Elsa Sposaro


En las ceremonias nupciales de la antigua Grecia se cantaba para expresar la alegría y el compromiso de los contrayentes y sus allegados. El nombre para esa composición musical era: Himeneo. Entre nosotros pasó a ser sinónimo de “casamiento”, hasta que uno y otro cayeron en desuso.



                                                Himeneo en el homenaje a Príapo - Poussin



También existe una divinidad conocida como Himeneo, de origen incierto, pues tan pronto se le atribuye como padre a Apolo (Febo) o, según otras versiones, a Dionisos (Baco). Pero su madre no está mejor definida, pues algunos afirman que fue Afrodita (Venus) por lo que se le asocia a Eros (Cupido) y otros, creen que es hijo de la musa Calíope, esposa del dios de los oráculos.



                                                              Eros e Himeneo - Rennie


Las múltiples posibles combinaciones parentales aseguran su legado genético: la iluminación, el conocimiento, la alegría, el desenfreno, el éxtasis, la belleza, el amor, la música, la épica y la elocuencia. Claro que para entonces sólo la paternidad  contaba. La participación femenina se limitaba tan sólo servir de recipiente de la semilla masculina (semen).

 
Himeneo


La propia vida de Himeneo está marcada por grandes dudas, como también su muerte. Hay versiones en que se dice que unos piratas, engañados por su incomparable hermosura, lo raptaron junto con algunas mujeres, tomándolo por una ellas. Y fue en esas oscuras e infortunadas circunstancias que encontró la muerte. Todo en él es una suma de incógnitas.



Himeneo y Cupido


Otras narraciones cuentan que su deceso ocurrió en las bodas de Baco y Ariadna, en flagrante contradicción con una de las historias de su nacimiento. Finalmente, y para incrementar la incertidumbre que rodea al personaje, se dice que falleció en el mismo día de su propia boda con Antiopa.



                                  
                                                        Bodas de Baco y Ariadna – H. van Balen


En cualquiera de los relatos y en todos ellos el protagonista muere. Eso no es pensable, pues se trata de un dios que, aunque es de los menores, es de naturaleza inmortal tanto como los olímpicos.


Himeneo


Como haya sido, todos coinciden en que Asklepios (Esculapio) lo resucitó. Con él el circuito fálico del casamiento se completa. Por otra parte, el casamiento en el contexto actual es celebrado casi exclusivamente por los grupos que, de acuerdo con las nuevas leyes civiles (como el Matrimonio Igualitario y la Identidad de Género) pueden al realizarlo, incorporar y defender derechos.

   
     Asklepios



El mágico sanador llevaba consigo un báculo que reforzaba su valor simbólico con una serpiente que se enroscaba en él, y que legó a una de sus hijas (Higia o Higeia) considerándola, por estar evidentemente empoderada, merecedora de portar ese ofídico emblema, aunque asociado a la copa (símbolo femenino). Actualmente a estos signos se los continúa aplicando: el primero representa a la Medicina y el segundo a la Farmacia.
                                                                 



                                                               

 Copa de Higia


Estos atributos curativos y terapéuticos se asemejan al caduceo de Hermes (Mercurio). Sólo que en el báculo del divino mensajero se entrelazan dos serpientes. Ellas, trepando en ascenso al árbol de la vida trazan un dibujo, que puede verse como un ocho (8) o el símbolo de infinito.


Hermes 


Hermes, considerado como el protector de los ladrones, era también el patrono de los comerciantes. Es por eso que su símbolo es empleado para representar esa actividad. Así, las escuelas con esa orientación en la enseñanza, lo elegían para lucirlo en sus distintivos.



Hermes - Mercurio

                                                        
El diseño implica la armonización de los opuestos y representa la neutralidad y la pacificación. Por eso es que el caduceo hermético lo usaban los embajadores y los heraldos como protección, pues era signo de inviolabilidad personal, ya que hacía referencia al dios. Los grandes trágicos lo repiten: “No mates al mensajero.

   
   Caduceo de Hermes


Esto debieron desconocerlo quienes en Buenos Aires agredieron a la Canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez en diciembre del 2016, bajo el gobierno del plutócrata Mauricio Macri ante la mirada atónita de la mandataria chilena. La pseudoliberal gestión, travestida de democracia sólo por el voto, olvida lo fundamental: beneficiar a los pobres y respetar la ley.



Canciller venezolana Delcy Rodríguez






Final y complementariamente, en nuestra época Mercurio se ha convertido en un dios que está por encima de cualquier otro, dentro y fuera del panteón helénico. Sus normas, las del Mercado, prevalecen sobre las demás. Los humanos, y en general todos los seres, al transformarse en mercancía son cosificados y pueden comprarse y venderse, enajenarse, alienarse.



Bolsa de Comercio. Buenos Aires


De este modo el sistema hegemónico en el mundo posmoderno  convalida prosaicamente, la falsa equivalencia homérica: ser y tener. Las alas del emblema de Mercurio se deshicieron en el metal que lleva su nombre y es más venenoso que sus sierpes. Éstas han mutado en gusanos devenidos en conquistadores que corroen el corrupto sistema patriarcal. Por último, su caduceo fue sustituido por otro símbolo sin dignidad alguna. Sin embargo, conserva de aquél sus principales propiedades: conferir protección e inmunidad a su portador.



$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$


  




Generalife (Soneto con estrambote)

Prof. Graciela Sovrán Haro


        


Evocación del mundo musulmán,
Espíritu de moros medievales;
Palacio de verano del sultán
Donde vive instantes inolvidables.

El patio encantado de la acequia
Con sus chorros de agua cristalina;
Arcos y paredes con encajes
Que se repiten en formas infinitas.

El espíritu de Boabdil está presente,
Oigo el reproche de su madre Aixa;
Sus lágrimas se engarzan en las fuentes.

Cipreses nacieron en tiempos de los moros;
Bajo su sombra el sultán se deleitaba.
Hoy queda el espíritu vacío de su trono.

Irving describe el Generalife con pasión.
Lorca se inspiró en sus fuentes y jardines
Y enhebró sus poemas desde su dulce amor.